LA CUSTODIA DE ARFE

La Custodia de Arfe

La gran custodia salida de las manos de Enrique de Arfe entre los años 1517 y 1524, por encargo del Cardenal Cisneros, es el objeto más importante que se guarda en la capilla del tesoro de la Catedral toledana.  Mide 309,5 cm de altura, es de traza gótica y de gran belleza arquitectónica.  Su objetivo era albergar el ostensorio de oro que perteneció a Isabel  la Católica y que, dicen, fue elaborado con el primer oro que se trajo de América.

En un principio se hizo en plata, pero el arzobispo Quiroga mandó que se dorase, en el siglo XVI, para que hiciese juego con la custodia del altar mayor que es de madera dorada. Su planta es hexagonal  y de ella se elevan columnillas  adornadas con pedrería, figuritas de ángeles, florones, campanitas y espigas. En el último cuerpo hay una cruz del siglo XVI. La peana que sustenta el conjunto es barroca.

Cada fiesta de Corpus, la Custodia de Arfe abandona su reclusión  catedralicia y sale a pasear por las engalanadas calles de Toledo. Es un espectáculo que merece la pena ver.

Un comentario para LA CUSTODIA DE ARFE

  • minecraft  dice:

    Usually I don’t read article on blogs, but I would like to say that this write-up very pressured
    me to try and do it! Your writing style has been surprised me.
    Thank you, very great article.

Deja una respuesta