AL RICO BARTOLILLO DE CREMA…

bartolillos

“Ea, Celedonia, ponte tu falda nueva, que vas a casa de Botín. Te apuntaré en un papelito lo que quiero, para que no te equivoques». Dicho y hecho. ¿Y qué menos había de pedir la señora, para hacer boca en aquel día fausto, que dos gallinas asadas, cuatro pescadillas fritas y un buen trozo de solomillo, con la ayuda de jamón en dulce, huevo  hilado, y acompañamiento de una docena de bartolillos?… ¡Hala!”

Esto fue lo que escribió Galdós en una de las páginas de su novela “Misericordia”en 1897. Ya entonces los bartolillos de crema eran un postre típico de Madrid y también de Botín, cuyos pestiños y bartolillos eran famosos en todo Madrid, hasta el punto de que fueron servidos, con el nombre de “Bartolillos a la Botín” en la cena que el Rey Alfonso XII ofreciera al monarca inglés Eduardo VII durante su visita a España. Ahora, nuestros reposteros han recuperado esta receta del abuelo Emilio para deleite de los paladares más golosos.

El origen de este dulce no está muy claro: unos dicen que lo trajeron los romanos, otros, que es una herencia de los árabes y también hay quien opina que, como muchos otros dulces de nuestra gastronomía, surgieron en los conventos, de las habilidosas manos de las religiosas.

Se trata de una especie de empanadillas hechas con una masa muy fina y rellenas de crema pastelera. Después de fritas se espolvorean con azúcar glas y canela y ¡Hala!, como decía Galdós, a comer…fríos o calientes, da igual, están buenísimos.

Deja una respuesta