SARRIÓN, CAPITAL MUNDIAL DE LA TRUFA

Sarrión y las trufas

Hace muchos años, los ancianos que vivían en la comarca turolense de Gúdar Javalambre, describían la trufa negra como “una extraña patata negra que huele raro”… Décadas después, este, hasta entonces despreciado hongo, se ha convertido en la base principal de la economía de esta zona, una de las más despobladas de España, que se hallaba sumida en el anonimato rural y que en la actualidad y gracias a esa “patata negra que olía raro” está considerada la capital mundial de la trufa negra.

En España se recogen 40 toneladas de trufa negra en la temporada que va de de diciembre a abril, de las cuales, 36 toneladas provienen de esta comarca. La trufa  crece en los campos de encinas (carrascas). El 90% de la producción se vende a Francia, donde se comercializa como Trufa de Perigord, cuando en realidad es la turolense Melanosporum.

El valor de este preciado hongo se fija en el mercado de trufa de la zona, que tiene lugar los sábados por la tarde. Los perros juegan un papel fundamental para encontrar la trufa en su momento justo de maduración.

Como curiosidad  señalar que la incorporación de la trufa a nuestra gastronomía es relativamenmte reciente ya que su consumo y cultivo estaban prohibidos por la Inquisición… manjar de dioses o de demonios.

Deja una respuesta