EL CHOTIS, NO TAN MADRILEÑO

Origen Chotis

Muchos piensan que el chotis es tan madrileño como la Puerta de Alcalá, sin embargo, son pocos los que conocen que su origen dista muy mucho de ser madrileño. Parece ser que este baile, como tal,  nació en la región de Bohemia y etimológicamente, el término “Chotis” deriva  del alemán “Schottisch” (escocés) que hace referencia a una danza centroeuropea. De hecho, variantes de este baile pueden encontrarse en diferentes culturas y no solo europeas, ya que tras popularizarse en el siglo XIX, cruzó el Atlántico hacia América.

En Madrid, el chotis se bailó por primera vez en 1850, en el Palacio Real, durante una fiesta organizada por la Reina Isabel II. Esta especie de polca alemana llamada “Schottisch” tuvo tanto éxito y se puso tan de moda en la capital, que los madrileños decidieron hacerla propia. Le dieron un aire más castizo y chulesco, y así nació el chotis tal como lo conocemos hoy. El primero en interpretar un chotis con un  organillo fue el maestro italiano Antonio Apruzzese.

El baile en sí, es muy curioso: la mujer se va desplazando para hacer girar al hombre como si este estuviera en un ladrillo o baldosa. Primero giran hacia la izquierda y cuando cambia la música, empiezan a girar hacia la derecha y así continuamente… Los zapatos del hombre deben llevar suelas que se deslicen bien porque como la suela sea de goma… lo llevan claro.

Deja una respuesta