ARTURO BAREA YA TIENE SU PLAZA EN LAVAPIES

Plaza de Arturo Barea

El pasado 4 de febrero, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, inauguró en el madrileñísimo barrio de Lavapiés, una plaza dedicada al escritor Arturo Barea, cuya obra es muy importante para entender la historia de Madrid y construir su identidad como ciudad.

Barea nació en Badajoz, en 1897,  pero se crió en Madrid y más concretamente en el barrio de Lavapiés. Vivía con su madre, que era lavandera en el Manzanares,  en una humilde buhardilla. Pero unos tíos suyos acomodados lo tomaron bajo su protección y recibió una buena educación. En su juventud desempeñó varios trabajos hasta que, en 1920, fue llamado  a filas para ir a Marruecos, en donde vivió de cerca el desastre de Annual.  Durante la Guerra Civil fue un importante activista republicano. Narró los avatares de la contienda en emisiones  radiofónicas bajo el seudónimo de “la voz desconocida de Madrid”.

Desde 1938 vivió exiliado en Inglaterra donde, además de su labor literaria, continuó con las emisiones de radio, esta vez con el seudónimo de “Juan de Castilla”.  Nunca regresó a España. Murió en Faringdon, un pueblo del condado de Oxford, en donde  se esparcieron sus cenizas.

En su obra maestra “La forja de un rebelde” retrata de manera magistral el Madrid de su época y el barrio de Lavapiés. Esta obra, en la que Botín tiene el honor de aparecer, está considerada por la crítica, como una de las mejores  de la narrativa en el exilio. “La forja de un rebelde es el quinto libro español más traducido en el mundo, durante la década de los cincuenta. (Imagen lainformacion,com)

Deja una respuesta