OTOÑO EN LA COCINA

Cocina de otoño

Ha  empezado a hacer más fresquillo. Los árboles están cambiando su resplandeciente ropaje verde por una vestimenta a base de tonalidades marrones  y amarillas y a todos nos está invadiendo una cierta melancolía al recordar las vacaciones y el cálido verano, y al pensar en el frío y largo invierno que se avecina. Los síntomas son inconfundibles… llega el otoño.

A primera vista puede parecer que se trata de una estación triste, pero no es así en la cocina, ya que en otoño retornan un montón de productos propios de esta temporada.

Entre estas estrellas otoñales podemos destacar varias: la calabaza, buenísima en cremas, asada, frita o a la plancha; las espinacas y las acelgas, ideales para darle esquinazo a esos kilos de más que, sin duda, hemos acumulado durante el verano; las castañas, riquísimas asadas o crudas, como guarnición de platos salados o como protagonista de dulces postres; las mandarinas, jugosas y dulces y la salvación de esos padres que no consiguen que sus hijos coman fruta (las mandarinas no suelen fallar…); las granadas, buenísimas como postre o en ensalada; las uvas, dulces, frescas y fáciles de comer, más desde que hay variedades sin pepitas.

Y qué decir de las setas en sus múltiples variedades, reinas indiscutibles de los fogones de otoño. Así que nada de lamentarse por los ocios veraniegos  pasados y a disfrutar del  otoño  que tantas posibilidades gastronómicas nos ofrece.

Deja una respuesta