LAS DOCE CAMPANADAS

DOCE CAMPANADAS

El día 31, a las 12 de la noche, prácticamente la totalidad de los españoles estaremos pendientes de las doce campanadas del reloj de la Puerta del Sol de Madrid, que darán paso al año nuevo. Pero hay tres personas que seguro que no se podrán tomar las uvas en ese momento. Se trata de Jesús López Terradas y dos relojeros más de Casa Losada, que son el equipo encargado del mantenimiento del reloj y de que nada falle esa noche.

Este viejo reloj, que funciona desde 1866, todos los sábados recibe la visita del relojero Jesús López Terradas, encargado de subir manualmente las pesas del reloj porque sino éste se pararía. Al mismo tiempo se le hace una revisión  y un mantenimiento rutinarios. Lo único diferente  que sucede el día 31 es que tiene que bajar la bola, 28 segundos antes de que empiecen a sonar las campanadas. El mecanismo de la bola solo se pone en marcha la noche del 31 ( y en los ensayos previos, claro) con lo que debe ser revisado de arriba abajo, engrasado y después probado. También se hacen una serie de comprobaciones en el sonido, el cual debe ser amplificado para que pueda escucharse a pesar del ruido de fondo que provoca la multitud que se congrega esa noche en la Puerta del Sol.

Se suelen hacer hasta tres simulacros para  comprobar que todo funciona correctamente. Hay que tener en cuenta que se trata de una maquinaria que en un 95% mantiene sus piezas originales. Seguro que, un año más, todo funciona correctamente y nos tomamos las uvas sin ningún sobresalto…ya saben, son 36 segundos para  tomarnos las 12 uvas…no se atraganten.

Deja una respuesta