LA GRASA DEL JAMÓN IBÉRICO ES CARDIOSALUDABLE

La grasa del ibérico

Las Navidades son fechas de comer y picotear en exceso, y el jamón ibérico está presente en muchas de nuestras mesas. Pues bien, disfruten, sin cargo de conciencia alguno, de su sabor y sus deliciosas vetas de tocinillo, porque los estudiosos del tema (o sea los  especialistas en nutrición) han determinado que la grasa del jamón ibérico es cardiosaludable, debido  a su alto contenido en ácido oléico (monoinsaturado) que es esa sustancia que hace subir nuestro colesterol bueno (HDL) y (¡oh milagro!) consigue disminuir el colesterol malo (LDL). La grasa del cerdo ibérico tiene más del 55% de ácido oléico, solo el aceite de oliva tiene más.

El secreto de por qué la grasa del cerdo ibérico posee esta propiedad, está en la alimentación  del animal a base de bellota y hierba.

Por si esto no fuera suficiente, el jamón ibérico es también rico en proteínas, vitaminas B2, B6 y B12, y ácido fólico, fundamentales para el buen funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso.

Así que nada… habrá que hacer el “esfuerzo” y comer jamón ibérico. Para una vez que algo que está bueno no es malo… Ainnss que sacrificios.

Deja una respuesta