MANDARINAS, GAJOS DE VITAMINA C

mandarinas

En estos días, las fruterías “visten” nuevos colores entre los que destaca el naranja de las mandarinas que ya nos acompañarán durante todo el otoño y el invierno.

La mandarina procede de Asia, aunque se ha adaptado estupendamente a otros climas como es el caso del mediterráneo. Su nombre, mandarina,  probablemente venga del color de los trajes que utilizaban los mandarines chinos. En la Grecia clásica se pensaba que el consumo de mandarina aumentaba la fertilidad pues se decía que uno de los dioses del Olimpo griego había introducido su esperma en una manzana y así la había transformado en mandarina.

Se trata de un fruto cítrico cuya pulpa está constituida por numeroso gajos llenos de jugo o zumo, muy rico en vitamina C, flavonoides y aceites esenciales. Se parece a la naranja, aunque su tamaño es más pequeño, es más aromática y bastante más fácil de pelar. Aunque exiten muchas clases de mandarinas, la más conocida es la clementina.

Además  su consumo es muy beneficioso para la salud ya que posee un alto contenido en vitamina C y también B, ácido cítrico, azúcares y caroteno. Posee también propiedades  broncodilatadoras y antiinflamatorias.  Aprovechemos pues que esta fruta está en su mejor momento, además de ser muy saludable, resulta deliciosa pues es una auténtica golosina natural.

Deja una respuesta