LA PRADERA DE SAN ISIDRO

la pradera de san isidro

Es el lugar elegido por los madrileños para celebrar la festividad de su santo patrón, San Isidro, y el paradigma del casticismo  capitalino.

La festividad y su celebración hacen referencia a la relación que existe entre el santo madrileño y el agua (“San Isidro labrador, trae la lluvia y quita el sol”). Es costumbre ir, cada 15 de mayo, a beber agua del santo del manantial que hay  anexo a la Ermita de San Isidro y después merendar en la pradera, si el tiempo lo permite, entre chotis y chulapos.

Francisco de Goya, en 1788, deja constancia de esta costumbre tan castiza en su cuadro “La pradera de San Isidro”, una de sus obras más valoradas. El cuadro, inicialmente,   iba a ser destinado a decorar el dormitorio de las infantas en el Palacio del Pardo, pero con la muerte de Carlos III el proyecto quedó inacabado y lo que, en principio, iba a ser un cuadro de 7 metros, al fina se transformó en un pequeño apunte.

Deja una respuesta