EL MILAGROSO AJO

ajos

España es, sin duda el país del ajo, sino que se lo pregunten a la señora Beckham que siempre ha dicho que España olía a ajo…pues a mucha honra my lady.

El ajo, allium sativum, es una planta perenne cuyas raíces pueden alcanzar los 50 cm. El bulbo, de piel blanca, forma una cabeza que puede contener de 6 a 12 gajos, denominados dientes. Su siembra se realiza en invierno o principios de primavera y suele ser recolectado en verano. Curiosamente España no se halla entre los mayores productores mundiales (China e India) de este vegetal, pero sí es una de sus grandes consumidoras ya que debido a su aroma  y sabor característicos, acompaña muchos de los platos de nuestra gastronomía: Ajo blanco, gazpacho, bacalao al ajo arriero, pollo al ajillo, salsas como el alioli… la lista sería interminable.

Pero además su uso alimentario, el ajo ha demostrado ser un medicamento natural que sirve para muchas patologías. Es eficaz como antibiótico contra bacterias y virus; para combatir la toxoplamosis, reduce la presión arterial y el colesterol, es beneficioso para la diabetes ya que incrementa los niveles de insulina y  ayuda a prevenir ciertos tipos de cáncer… Todo esto sin olvidar que en Grecia y Roma se consideraba el ajo como un potente afrodisiaco. Y en la edad media se le atribuían poderes para ahuyentar brujas, vampiros y malos espíritus.

Vamos que entre el artículo que publicábamos semanas atrás sobre la canela y éste sobre el ajo, pensarán ustedes con una buena ristra de ajos  y un bote de canela en la cocina ya no hay que preocuparse por acudir a la farmacia…

 

 

Deja una respuesta