AGUAS A LA CARTA

Agua mineral

La cultura clásica de griegos y romanos convirtió las aguas termales en lugares de encuentro para la élite de la sociedad. Allá por donde los romanos extendieron su dominio, buscaban lugares donde el agua manase de la tierra, de forma natural, como si de  un regalo de los dioses se tratase.

Con la decadencia del Imperio Romano, el gusto por las aguas termales entró en decadencia pero los árabes se encargaron de recuperarlo durante su ocupación de la península.

El primer tratado médico que reconoce las bondades del agua mineral se publica en el siglo XIII. Pero es en el siglo XVIII cuando en España se construyen numerosos balnearios y surgen los primeros intentos de embotellar el agua mineral, industria ésta que proliferaría en siglos posteriores hasta estar más que consolidada en la actualidad.

El agua mineral, al ser envasada, mantiene intactas todas sus cualidades  sin necesitar ningún tratamiento químico. La propia Naturaleza es la causante de la gran diferencia que hay entre unas aguas y otras. Cada agua aporta diferentes minerales procedentes del terreno por el que transcurre su manantial de origen.

En los últimos tiempos el consumo de agua mineral ha  crecido enormemente y  va mucho más allá de buscar el simple hecho de quitar la sed. De hecho hay auténtico sumilleres especializados en distinguir las distintas sensaciones gustativas que el agua deja en el paladar. El mundo del diseño también ha intervenido en el universo de las aguas minerales, creando botellas originales y muy atractivas estéticamente.

Así que ya saben, se acabó lo de que el agua es incolora, inodora e insípida… quien lo iba a decir.

Un comentario para AGUAS A LA CARTA

  • veste canada goose homme  dice:

    Hello! I’ve been following your weЬsite for some time now and finally gօt the Ƅravery to go аhead and
    give you a shout out from Dallas Texaѕ! Just ԝanted to
    tell you keеp up the excellent job!

Deja una respuesta