Categoría De anécdotas e historias

EL ARCO DE CUCHILLEROS… ¡NO SE LLAMA ASÍ!¡

Calle de la Escalerilla de piedra

El famoso Arco de Cuchilleros es aquel que, desde la Plaza Mayor, da acceso a la calle de su mismo nombre, sitio donde hace varios siglos se asentó el gremio de los cuchilleros para abastecer de instrumental a la cercana Casa de la Carnicería , lugar al que llegaba toda la carne que se vendía en los mercados de Madrid, para ser preparada y despiezada. Pero lo que poca gente sabe es que este emblemático espacio, no se llama así. Su nombre, oficialmente es “Calle de la escalerilla de piedra”y es una de las calles más cortas de nuestra ciudad… mide tanto como lo que duran los peldaños de su escalera.

Leer más

LA PRIMERA TORTILLA DE PATATAS

La primera tortilla de patatas

Este plato tan sencillo y delicioso es uno de los más tradicionales de la cocina española. Con cebolla o sin cebolla, poca gente hay a la que no le guste. Pero ¿Dónde se elaboró por primera vez?

El primer documente escrito que hace referencia a la tortilla de patatas, data de 1817. Se trata de un documento dirigido a las Cortes de Navarra. En él se habla de una mezcla de patatas y huevo que consumían los habitantes de Pamplona. Al parecer, el general Zumalacárregui fue el “inventor” de esta receta, más que nada por necesidad. Había que encontrar un plato que fuera de  fácil elaboración  y nutritivo para alimentar a los soldados del ejército carlista.

Otra versión dice que fue un cocinero belga, Lancelot de Casteau, que trabajaba en las cocinas del obispado de Lieja, el...

Leer más

TORRIJAS Y MÁS TORRIJAS

Torrijas y más torrrijas

Las hay por todas partes estos días… de vino, de leche y canela, de miel… Es el dulce, por excelencia de Semana Santa.

El origen de tan suculenta receta se remonta a épocas muy antiguas. El gastrónomo romano Marcus Gavius Apicius ya mencionaba en sus escritos un dulce muy similar a las torrijas (torejas) en el siglo I d.C. Pero la verdad es que las torrijas tal y como las conocemos y degustamos hoy en día, empezaron a elaborarse en el siglo XV, en plena Edad Media, y por aquel entonces nada tenían que ver con la Semana Santa. Entonces se les solían dar a las parturientas, acompañadas de un vasito de vino dulce,  para recuperarse de los dolores y esfuerzos del parto.

No está muy claro por qué y cuándo pasaron a formar parte del recetario de Semana Santa...

Leer más